Dile “te quiero” y alimenta su corazón

A Sara le doy una alimentación rica, sana y variada. Come fruta y verdura, proteínas y lácteos para crecer y tener un cuerpo fuerte. Le enseño a dibujar y pintar, a leer y contar, para estimular su cabecita. Y todos los días, todos, le digo que la quiero. Y eso lo hago para alimentar su corazón.

dile1Siempre me ha costado mucho decir “te quiero”. Son las dos palabras más cortas y, al mismo tiempo, las más grandes que conozco. Nadie le dio importancia a enseñármelas. Los actos son los que más valor tienen, esa era la filosofía en casa. Y, aunque no faltaba razón, con los años me he dado cuenta que las palabras son también importantes. Y más, cuando son palabras con sentimiento. Palabras grandes. Palabras mágicas.

“Te quiero” es el “Abracadabra” del alma. Cuando las oyes tu corazón se calma. Con esas palabras, dichas desde dentro, bien sentidas, tienes la varita del mayor truco de la vida: El amor.

abracadabraQuiero que mi hija no sólo sepa que la quiero, también quiero enseñarle a decirlo y, sobre todo, a que me lo diga. Porque sé que necesitaré oírselo decir. Sé que me aliviará y me hará feliz.

Quiero hacer de ella una maga con poder para instalarse en un corazón siempre que lo necesite. 

11102015-DSC_0959

El día que nació fue la única promesa que le hice: Todos los días de mi vida voy a decirte que “te quiero”. Hagas lo que hagas, pase lo que pase, te diré que “te quiero”. Y, hasta el día de hoy he cumplido mi promesa. Cualquier momento es bueno para hacérselo saber. Se lo susurro al oído cuando la despierto, se lo digo muy alto cuando le hago cosquillas tras el baño o mirándole a los ojos mientras jugamos.

Estas palabras son como la crema hidratante del corazón. Hay que ponerla cada día para que esté bien nutrido.

12102015-DSC_0017

11102015-DSC_1093

Una buena amiga, de esas que dice estas palabras y que ha sabido enseñárselas a sus hijos, me recomendó un libro precioso. Un pequeño tesoro que debería estar en toda biblioteca infantil: “Adivina cuánto te quiero”.  Es un clásico de ilustración sencilla y letra fácil, con una moraleja compleja. ¿Quiere más el hijo o la madre? 

11102015-DSC_1017

Yo no quiero que Sara adivine cuánto la quiero. Tampoco quiero luchar por cuán es más grande, su cariño o el mío. Sólo quiero que lo sepa y que no se le olvide. Porque la quiero mucho. Tanto que “de aquí a la Luna… y vuelta” se queda corto.

11102015-DSC_1023

Dile a tu hijo que le quieres cada día y le enseñarás a decirlo. Dile a tu hijo que le quieres cada día y le enseñarás a sentirlo. Dile a tu hijo que le quieres cada día y lo harás invencible.

te quiero en B:N

Es lo que tienen ciertas palabras… que son mágicas.

 

11 thoughts on “Dile “te quiero” y alimenta su corazón

  1. Yolanda

    Me ha encantado! Tu forma de escribir, sobre lo que escribes, y las fotos también
    Es genial que hayas lanzado el blog, porque intuyo que tienes muuuuuucho que compartir!
    Un abrazo y desde aquí te sigo (una compi del curso 🙂 )

  2. Perpe

    Enhorabuena Eva! Me ha encantado el post! Yo procuro poner en mis hijas cada día la semilla de ese te quiero susurrado por las noches, al despertar, o en cualquier momento. Quiero que no tengan miedo a decirlo ni a escucharlo y, por propia experiencia te diré que con Martina así ha sido. Cuandoera pequeñita le regalaron ese mismo libro. Lo hemos leído juntas cientos de noches y siempre terminábamos con un buenas noches y un te quiero. Ahora lo tengo guardado a la espera de que Clara pueda compartirlo. Mientras tanto, se lo seguiré susurrando

    1. @ohevalo Post author

      Pues entonces con el ejemplo de Martina veo que funciona!! Sí es importante. A Sara le leemos el libro pero todavía no es muy consciente… Habrá que seguir sembrando! También te digo que ya empieza a decir “te quiero”, a nosotros y a su Pompón!! jajajajja…
      Me alegra que te haya gustado!!

  3. Xènia Roca

    Bon dia Eva,
    Felicidades por este post tan bonito. Yo como tu, creo que alimentar el Alma es muy, pero que muy importante. Lo que más. Así hacemos personitas seguras de si mismas y valientes, capaces de enfrentarse al mundo sin miedo a ganar la partida.

    Un Blog precioso, sin duda tendrá un largo recorrido. ¡Felicidades!

  4. Mercedes

    Me gusta mucho tu blog, la estética es impecable felicitaciones.
    Pero leer este post me dejó encantada, la forma que usas para escribirlo, lo que dices, hermoso! Y las fotos excelentes.
    Yo creo que mi hijo me escucha decirle te quiero demasiadas veces al día, es que lo veo y no pedo evitarlo las palabras salen solas. Su corazón debería estar bien alimentado.
    Voy a venir por acá seguido, un beso!

  5. GLORIA

    Me parece precioso el post. La importancia de la palabra en los niños es tan brutal que si de verdad lo analizáramos friamente no diriamos muchas veces lo que decimos.
    Suerte en tu nueva andadura. El blog es precioso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ohevalo utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies.

Política de cookies Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente. Si desea consultar más información sobre qué son las cookies, qué almacenan, cómo eliminarlas, desactivarlas, etc., le rogamos se dirija a este enlace.

Cerrar